Jul 05 2009

Exclavitud del siglo XX

Todos sabemos que hace años que se abolió la esclavitud. También sabemos que en algunos paises sigue existiendo, como pago por deudas contraídas por uno o por familiares o, simplemente, tal y como sucedía antes.

Sin embargo existe otra esclavitud que es muy grande, yo la llamo la esclavitud del siglo XXI y no es otra que el no llegar a fin de mes por más que uno trabaje.

¿Acaso no se puede catalogar como esclavitud el que uno se pase todo el mes trabajando, haciendo horas extras (a veces no pagadas), por un sueldo que no da casi ni para pagar el alquiler de un piso?

 Si amigos mios, la esclavitud de nuestro tiempo son los sueldos de risa que cobran la mayoría de los trabajadores, sobre todo jóvenes que empiezan. No puedo dejar de catalogar como esclavo a ese joven con su diploma en el bolsillo, que tiene no se cuantos masters, que habla no se cuantos idiomas, pero que no le pagan ni 1.000€ porque lo que sobra es gente que precise el trabajo.
 Lo digo y lo seguiré diciendo: ese hombre es un esclavo y su jefe un explotador.
 Tampoco podemos olvidar la prostitución que no deja de ser una esclavitud sexual, más grave aún en el caso de la infantil que muy a nuestro pesar no para de crecer. Hacia donde van eses hombres que la practican, que acaban con la inocencia de niñas de escasa edad.
 Como se suele decir: el mundo está del revés.
Lo malo es que la historia del hombre siempre ha sido igual, los que más tienen hacen y deshacen a su antojo y los que menos tienen no sólo tienen que contentarse con lo que reciben sino que aún han de dar las gracias
 Según la ONU, doscientos cincuenta millones de personas viven en situación de esclavitud. De ellas, ciento cincuenta millones son niños entre trabajadores infantiles y explotados sexuales principalmente.
Las víctimas son las mismas que hace siglos, los más pobres y desfavorecidos.
El objetivo que se persigue no ha variado: sigue siendo el poder y el dinero sin importar los derechos humanos.
 Hoy, los grilletes son dorados. El dinero lo compra todo y las víctimas vuelven a ser las mismas: los pobres, los débiles o los que están enfrentados a los grupos de poder..
 En fin…el mundo es así.

1 comentario

  1. Somos esclavos de nosotros mismos.
    Por qué? Porque nosotros ponemos a las personas equivocadas en el poder cuando sufragamos, porque nos dejamos tentar por el consumismo, porque nos dejamos manipular, y porque tomamos decisiones equivocadas.
    El día que sepamos lo que queremos y actuemos conforme a ello, la esclavitud comenzará a dar un paso al costado.
    De nuestras decisiones va a depender nuestro presente y el futuro de nuestros hijos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: