Dic 06 2013

Fallecimiento de Nelson Mandela

Nelson_Mandela-2008_(edit)La noticia de su muerte, no por esperada, ha sido menos triste.

El ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela ha fallecido a los 95 años, según ha informado el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, que ha añadido que se ha ido en paz en su casa de Johannesburgo, en compañía de su familia. La muerte se produjo el jueves 5 de diciembre de 2013 alrededor de las 20.50 hora local, después de una larga convalecencia por una infección pulmonar.

Nuestra nación ha perdido a su padre. Nelson Mandela nos unió y juntos nos despedimos de él“, dijo Zuma en un mensaje televisado a toda la nación.

Mandela había sido internado en el hospital de Pretoria el 8 de junio por una grave pulmonía, donde fue tratado durante casi tres meses. Desde principios de septiembre estaba de nuevo en su casa, cuidado por 22 médicos.

Aunque sabíamos que este día iba a llegar, nada puede reducir nuestro sentimiento de profunda y dolorosa pérdida. Su lucha incansable por la libertad le hizo ganarse el respeto de todo el mundo. Su humildad, pasión y humanidad le hizo ganarse también el amor de todos“, afirmó Zuma.

Nelson Rolihlahla Mandela  nació el 18 de Julio de 1918 en Mvezo (Sudáfrica) y falleció el 5 de diciembre de 2013 en Johannesburgo (Sudáfrica). Fue un político y abogado. Pertenecía al clan Madiba de la etnia xhosa, fue uno de los 13 hijos que tuvo su padre Gadla Henry Mphakanyiswa (también llamado Henry Mgadla Mandela), con sus cuatro esposas por un consejero principal de la casa real Thembu; a su vez era bisnieto de rey (Ngubengcuka, que falleció en el año 1832).

 Tras estar preso por más de 27 años cumpliendo una condena que era, en principio, de por vida, Nelson Mandela fue liberado, recibió el Premio Nobel de la Paz y fue elegido democráticamente como presidente de su país. La razón de su condena fue el ser lider del Congreso Nacional Africano (CNA). Organización que luchaba contra el régimen del apartheid blanco sudafricano que consideraba a los negros poco más que esclavos bajo su control. En 1962 fue arrestado y condenado por sabotaje, además de otros cargos, a cadena perpetua. La mayoría de los más de 27 años que estuvo en la cárcel los pasó en la prisión-isla de Robben Island.

El 11de febrero de 1990 fue un gran día para Mandela y la lucha por la erradicación del apartheid en su país ya que fue liberado y comenzó a trabajar en conjunto con el  entonces presidente de Sudáfrica, Frederik Willem de Klerk, liderando a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994, con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Por su trabajo en conjunto, tanto Nelson Mandela como Frederik Willem de Klerk recibieron el Premio Nobel de la Paz de 1993. Posteriormente Mandela ganó las elecciones y fue presidente de Sudáfrica desde 1994 hasta 1999. Su prioridad estuvo frecuentemente en la reconciliación nacional.

Símbolo de libertad

mandela46664Mandela fue el prisionero número 46664, lo que quiere decir, de acuerdo con el sistema carcelario de Sudafrica en aquellos tiempos, que fue el preso 466 encerrado el año de 1964 en la isla de Robben, Durante 17 años permaneció en precarias condiciones en dicho centro, siendo posteriormente encarcelado durante otros 10 años más en otras dos prisiones diferentes, sumando una pena total de 27 años.

El gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos.

Mientras estuvo en la cárcel, su reputación creció y llegó a ser conocido como el líder negro más importante en Sudáfrica. En prisión, él y otros realizaban trabajos forzados en una cantera de cal. Las condiciones de reclusión eran muy rigurosas. Los prisioneros fueron segregados por raza y los negros recibían menos raciones. Los presos políticos eran separados de los delincuentes comunes y tenían menos privilegios. Mandela, era negro y preso político, ya se pueden imaginar como se le trataba, sólo tenía permitido recibir una visita y una carta cada seis meses. Por supuesto, las cartas eran abiertas y leídas por los censores antes de dárselas

En 1969, el gobierno preparó una falsa fuga con el objetivo de asesinarle bajo la tapadera de su recaptura, sin embargo, el  Servicio de Inteligencia Británico tuvo conocimiento del complot y frustró toda la operación. El agente secreto inglés Gordon Winter lo narra en su libro de memorias “Inside Boss”, publicado en 1981.

A lo largo del encarcelamiento de Mandela, como ya contamos, las presiones locales e internacionales sobre el gobierno de Sudáfrica para dejar a Mandela en libertad eran notorias pero siempre fueron ignoradas hasta que en 1989, Sudáfrica llegó a una encrucijada cuando el Presidente Botha sufrió un derrame cerebral y fue sustituido por Frederik Willem de Klerk. De Klerk anunció la liberación de Mandela en febrero de 1990.

Premios y reconocimientos 

800px-Nelson_Mandela_statue,_WestminsterMandela ha recibido alrededor de 50 doctorados honoris causa por distintas universidades del mundo. Junto a la Madre Teresa de Calcuta, además de Khan Abdul Ghaffar Khan, ha sido el único extranjero que ha sido distinguido con Bharat Ratna, el premio civil de mayor prestigio de la India en 1958. Esta es parte de la lista de premios y reconocimientos que ha tenido

Se ha ido un grande

Hasta aquí la historia de este hombre, pero esto no deja de ser historia, lo importante es que se ha ido un grande, una persona que ha luchado por la igualdad entre personas y cuyo mensaje vivirá ya para siempre en el recuerdo de la humanidad.

Hoy es el momento de arreglar una pequeña deuda histórica, una licencia del cine, si lo quieren ver así. Muchos jóvenes han conocido a Mandela gracias a la película  Invictus  En el final de la misma se dice que  el presidente entrega al capitán del equipo de rugby el poema de Invictus antes de la final. Es cierto que este maravilloso poema lo leía en prisión para soportar ausencias y adversidades, pero lo que Mandela entregó a Francois Pieenar es un texto que quizá hoy en su marcha sirva de ejemplo de su figura. Se titula ‘El hombre en la arena’ y forma parte de un discurso que Theodore Roosvelt hizo en la Sorbona de París en 1910. Dice así:

“No importan las críticas; ni aquellos que muestran las carencias de los hombres, o en qué ocasiones aquellos que hicieron algo podrían haberlo hecho mejor. El reconocimiento pertenece a los hombres que se encuentran en la arena, con los rostros manchados de polvo, sudor y sangre; aquellos que perseveran con valentía; aquellos que yerran, que dan un traspié tras otro, ya que no hay ninguna victoria sin tropiezo, esfuerzo sin error ni defecto. Aquellos que realmente se empeñan en lograr su cometido; quienes conocen el entusiasmo, la devoción; aquellos que se entregan a una noble causa; quienes en el mejor de los casos encuentran al final el triunfo inherente al logro grandioso; y que en el peor de los casos, si fracasan, al menos caerán con la frente bien en alto, de manera que su lugar jamás estará entre aquellas almas que, frías y tímidas, no conocen ni victoria ni fracaso”.

Murió Rolihlahla, murió Mandela. Descanse en Paz,

<

p style=”text-align: justify;”>Fuentes: Wikipedia y otras webs

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: