Sep 27 2015

El espiritismo (1 de 14) – El comienzo del espiritismo

Artículo en colaboración con el hermano Victor Ruano, miembro de la Federación Espirita de España (http://www.espiritismo.cc )

La VidLa vid que puede ver a la derecha de este texto es el símbolo del espiritismo. Allan Kardec, codificador de la Doctrina Espirita fue instruido a utilizar la rama de vid como emblema de la doctrina espiritista conforme la siguiente instrucción de los espíritus “Pondrás en la cabecera del libro la cepa que te dibujamos, porque es el emblema del trabajo del Creador. Ahí se hallan reunidos todos los principios materiales que mejor pueden representar el cuerpo y el espíritu. El cuerpo es la cepa; el espíritu es el licor; el alma o espíritu ligado a la materia es el racimo. El hombre sublima el espíritu por el trabajo y tú sabes que sólo mediante el trabajo del cuerpo el Espíritu adquiere conocimientos.”

Así pues, el lector ya ha percibido que vamos a comenzar una serie de artículos sobre el espiritismo, pero comencemos por el comienzo.

Nacimiento del espiritismo

Desde que el hombre es hombre siempre se ha interesado por lo que hay después de la muerte. En esa búsqueda los espíritus de los ancestros siempre fueron respetados. Pero ¿podríamos decir que ese fue el comienzo del espiritismo? Eso va a depender de lo que entendamos por tal palabra. Si por espiritismos entendemos la creencia en el mundo espiritual podríamos decir que sí; pero si por espiritismo entendemos más concretamente la doctrina espirita actual, cuyo codificador fue Allan Kardec, está claro que esta no nació hasta el momento que los libros de la codificación espirita – las obras de Kardec – vieron la luz.

Con todo, el hombre primitivo, ya desde las cavernas, y pasando por la India Antigua, China o Egipto, creía en una vida después de la muerte y en la existencia de los espíritus inmortales. La propia Biblia de la Iglesia Católica recoge cantidad de eventos que tienen una explicación lógica con solo crear en las comunicaciones con los espíritus..

Ya en la época moderna podemos citar a Emmanuel Swedenborg [Nota 1] como el precursor de la fase inicial del Espiritismo. En 1775 surge la figura de Mesmer, médico austriaco que usaba el magnetismo o fluidoterapia para la curación de los enfermos. Algo muy similar a los conocidos pases espiritas. Personajes conocidos y famosos como Sir Arthur Conan Doyle [Nota 2], médico y autor del célebre investigador Sherlock Holmes, fue un gran defensor del espiritismo y así lo manifestó en su obra “Historia del Espiritismo”.

La mayoría de las personas que hablan del Espiritismo suelen centrarse solo en los fenómenos que tomaron relevancia hacia el año 1848 en Estados Unidos, concretamente en la aldea de Hideville, condado de Wayne donde una serie de fenómenos asustaron a la gente, de religión metodista. En dicha aldea, en la casa de las hermanas Katherine y Margareth Fox, dos niñas de 11 y 14 años, la noche estaba siendo terrible, de las paredes provenían extraños ruidos, golpes, que parecían provenir de una inteligencia oculta que deseaba comunicarse. Supongo que por miedo, ambas fueron a dormir a la habitación de sus padres y pero los ruidos aumentaron; la hermana menor empezó a aplaudir y de la pared se oyeron un número de golpes correspondientes. La niña hacía preguntas y de la pared se obtenía respuestas con un golpe para decir «SÍ» y con dos golpes para decir «NO». Al parecer los fenómenos – golpes en paredes y mesas – eran producidos por el antiguo dueño, pastor metodista que habría sido asesinado y enterrado bajo la casa. Como curiosidad – o no tanto – decir que en excavaciones posteriores en dicho lugar aparecieron huesos y cabellos que fueron tomados como auténticos, es decir, pertenecientes al pastor metodista asesinado.

La “moda” paso a Europa hacia el 1850 y se hacían demostraciones de “mesas giratorias” y otros contactos con los espíritus a los que se les preguntaba y respondían por una especie de código preestablecido. Los medios de comunicación fueron evolucionando hasta la escritura automática, lo que se denomina psicografía. Hoy en día existen médiums de muy diverso tipo: auditivos, sensitivos, piscografos….

Resulta evidente, sobre todo por la época que sucedió, que muchos charlatanes aprovecharon la moda para hacer su agosto, muchos fueron descubiertos y eso llevó a tomar el todo por la parte y denigrar a los espiritistas verdaderos. Sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar de nuevo con la publicación de los libros de Allan Kardec, quien no solo comunicó al mundo que la doctrina era mucho más que eso – realmente eso era lo menos importante – sino que llegó a escribir un libro donde, por decirlo de alguna manera, se enseña más a descubrir a falsos médiums que a ser médiums, de hecho, no se puede crear un médium, se es o no se es.

El codificador

La doctrina espirita se basa en los libros escritos por Allan Kardec. En cierto modo, en dichos libros se encuentra codificada toda la doctrina espirita y su autor es conocido en el ambiente espirita como “el codificador”

Allan KardecAllan Kardec nace en Lyon, Francia, el 3 de octubre de 1804 y su nombre verdadero fue Hippolyte-Léon Denizard Rivail. Estudió en Suiza y regresó a su país donde fue maestro en letras y ciencias además de dominar varios idiomas entre los que se encontraba el italiano y el alemán. Publica varios libros sobre aritmética y gramática. Da cursos sobre física, química, fisiología.

En 1854 oye hablar de las mesas giratorias y acude a una sesión y tras varias más empieza a cuestionarse los fenómenos buscando una explicación lógica a los mismos. Cada día se intriga más y más y busca respuestas. El 30 de abril de 1856 se recibe un mensaje dirigido a Kardec donde un espíritu que se identifica como Verdad le revela que su misión es dar forma a la doctrina espirita. Tras varios periodos de duda empieza su trabajo y de ese modo, el 18 de abril de 1857 publica “El libro de los Espíritus” al que seguirían “¿Qué es el espiritismo?” (1859),”El libro de los médiums” (1861); “El evangelio según el espiritismo” (1864), “El cielo y el infierno” (1865) y “La génesis” (1868), entre otras muchas obras

El libro de los espíritus contiene 1019 preguntas con las respuestas dadas por los espíritus, en esas preguntas cabe de todo, desde el concepto de Dios, pasando por la existencia de nuestra propia alma, conciencia, por qué venimos a este mundo…

El libro de los Espíritus posee una estructura clara y podríamos casi decir que son cuatro libros en uno. El libro primero trata sobre las causas primeras, el libro segundo sobre el Mundo Espirita – donde viven los espíritus – , el libro tercero sobre las Leyes Morales y el cuarto sobre las Esperanzas y Consuelos.

 

A lo largo de sus escritos, Allan Kardec habla de espíritus superiores e inferiores: “Encuéntranse en el mundo de los espíritus, como en la tierra, todos los géneros de perversidad y todos los grados de superioridad intelectual y moral»: espíritus buenos y malos, espíritus menores, espíritus malvados y rebeldes, espíritus errantes, espíritus vulgares y espíritus mentirosos «que usurpan a menudo nombres conocidos y venerados» y “dicen haber sido Sócrates, Julio César, Carlomagno, Fenelon, Napoleón, Washington, etc.”. Ante este hecho, Kardec pone como condición importante el comprobar la identidad del supuesto espíritu lo cual, si bien es difícil, por no poder tener un acta de estado, al menos debe obtenerse una identidad presupuesta de arreglo a indicios o datos que solo el espíritu auténtico pueda proporcionar

 

En ¿Qué es el espiritismo?, Kardec también admite que algunos espíritus son “mentirosos, fraudulentos, hipócritas, malvados y vengativos” y capaces de utilizar lenguaje grosero. Autores espiritistas posteriores han repetido advertencias en el mismo sentido, que apoyan la afirmación de Allan Kardec.

Los espíritus, siendo simplemente las almas de los hombres, no tienen ni conocimiento supremo ni sabiduría suprema; que su inteligencia depende del progreso que hayan hecho y que su opinión no es más que una opinión personal. […] No se debe dar ciegamente crédito a todo lo que dicen los espíritus.

Este libro, que es un libro separado de los cinco de la codificación, es el libro que el propio Kardec recomendaba a todo el que deseaba tener una idea de lo que es realmente el espiritismo y la Doctrina Espirita de un modo rápido y sencillo. Es un libro pequeño, menos de 100 páginas, dividido en tres capítulos o partes donde se nos explica desde el origen de las ideas espiritas hasta lo que sucede con el hombre después de la muerte pasando por la pluralidad de mundos o la existencia de charlatanes que se aprovechan de los creyentes.

 – . – . – . – . – . –

Pero el espiritismo es mucho más que comunicarse con los espíritus, el espiritismo es una filosofía de vida, un modo de conducta que, entre otras cosas, tiene por bandera el servicio desinteresado al prójimo, la caridad y el amor hacia todos y cada uno de los seres vivos y de toda la creación.

El espiritismo es a la vez una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en relaciones que pueden establecerse con los espíritus; como doctrina filosófica, comprende todas las consecuencias morales que se desprenden de semejantes relaciones. Podríamos definirlo así: el espiritismo es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los espíritus y de sus relaciones con el mundo corporal.

Ahora que conocemos como ha comenzado el Espiritismo y que es mucho más que hablar con o recibir mensajes de los espíritus, vamos a dejarlo por hoy y continuaremos en próximas entradas.

 

Próxima entrega: Los continuadores de la doctrina espirita

 

Notas

[1] Emanuel Swedenborg (nacido Swedberg) (Estocolmo, 1688 – Londres, 1772) fue un científico, teólogo y filósofo sueco.

[2] Arthur Ignatius Conan Doyle (Edimburgo, 22 de mayo de 1859-Crowborough, 7 de julio de 19301) fue un médico y escritor británico, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes. Fue un autor prolífico cuya obra incluye relatos de ciencia ficción, novela histórica, teatro y poesía

1 comentario

    • Emmanuel Sanchez Rodriguez on 30 septiembre 2015 at 00:35
    • Responder

    *Reelere nuevamente obras sobre esta disciplina, hace como 35 años estuvo presente en las librerías mexicanas un autor que en mi opinión era excelente y promovia este tema del espiritismo en sus obras me refiero al Sr Rodolfo Benavides que entre otras obras tiene las Dramaticas profesias de la gran pirámide, levantando la cortina, las cuentas de mi rosario, etc. etc. todas ellas en mi opinión buenas obras literarias. en esos años era joven y entusiasta y llego un momento en que empezaba a alucinar o sentir presencias de una manera demasiado materiales o densas y opte previo ritual con chaman para fortalecer mi alma el alejar de momento esas lecturas que si bien no eran ellas en si las que ocasionaron esas inquietudes, se entiende que no estaba preparado aun para esas experiencias. 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: