Dic 25 2015

La metempsicosis

metempsicosisPara muchos humanos, las palabras metempsicosis y reencarnación son sinónimas y no podrían estar más equivocados. Quizás la culpa se deba al poco cuidado que se ha puesto en la labor de explicar lo que es cada cosa.

De modo simple y conciso la metempsicosis es la creencia de que el Alma humana puede reencarnar en un animal, por lo tanto, no es sinónimo de reencarnación ya que esta solo admite el renacimiento en otro cuerpo humano.

Los defensores de la metempsicosis afirman que – ante un karma negativo – el castigo puede ser encarnar en animales inferiores. Desde el punto de vista místico esto es del todo imposible porque va contra la Ley Universal de la evolución. Tal y como afirma Allan Kardec en su obra “El libro de los espíritus”, el Alma puede estancarse, puede no evolucionar; pero nunca puede retroceder. Por lo tanto no tiene cabida la involución como castigo a un mal karma.

Por otro lado, reencarnamos con el fin de aprender y de reparar errores que ha producido nuestro karma negativo. Para ello es indispensable tener consciencia de todo lo que ello significa y conlleva, algo que solo la consciencia humana puede intuir y comprender. Encarnar en un animal privaría al Alma de la consciencia humana necesaria comprender su estado y  nada ayudaría a su evolución espiritual.

Los místicos afirman que el Alma es la responsable de la evolución. En otras palabras, es la que ha ido provocando los cambios y adaptaciones necesarias en la especie con el fin de poder disponer de un cuerpo acorde a las necesidades para proseguir su avance espiritual. Según Darwin, las especies evolucionan por adaptaciones al medio, según los místicos es cierto solo en parte ya que dichas evoluciones son requeridas por el Alma y solo son realizadas si el medio lo permite. Por poner un ejemplo, Darwin diría que el medio hizo al ser humano pasar al bipedismo; el místico diría que el Alma consideró conveniente pasar al bipedismo para facilitar su evolución – tener las manos libres dotó al ser humano de lo necesario para crear utensilios y evolucionar – y dado que el bipedismo era posible en el medio, el Creador lo permitió. De este modo, el místico no niega la evolución de las especies de Darwin sino que la complementa.

Pero el Ser humano no ha habitado la Tierra hasta hace relativamente poco y eso plantea la pregunta de dónde estaban las Almas. Una teoría mística da respuesta a ello planteando lo que podríamos llamar metempsicosis inversa; es decir, la reencarnación del Alma en seres superiores. Lo primero sería conocer si los animales pueden tener Alma y, según  Allan Kardec, si la tienen. La pregunta 597 del “libro de los Espíritus” dice:

– Puesto que, los animales poseen una inteligencia que les confiere cierta libertad de acción ¿Existe en ellos un principio independiente de la materia?
– Si, y sobrevive al cuerpo

Y en la pregunta 606 aún matiza mucho más:

– ¿La inteligencia humana y la animal emanan de un principio único?
– Sin lugar a dudas pero en el hombre ha recibido una elaboración que la eleva”

Y ya para nota, como se suele decir, analicemos la pregunta 607

 “- Parece entonces, que ¿El Alma habría sido el principio inteligente de los seres inferiores de la creación?
– ¿No hemos dicho ya que en la Naturaleza todo se encadena y tiende a la unidad. Es en esos seres, a los que estáis lejos de comprender en su totalidad, donde el principio inteligente se elabora, individualizándose poco a poco, y se ensaya para la vida…Se trata en cierto modo de una tarea preparatoria, como la de la germinación, a consecuencia de la cual el principio inteligente experimenta una transformación y se convierte en Espíritu (Alma). Entonces comienza para El el periodo de humanidad” 

Más claro el agua, nos dice con total claridad que se pasa de animal a humano. Explicándolo de otro modo. El Alma se crea muy imperfecta pero con el potencial de llegar a ser perfecta. En sus primeros estados es tan imperfecta que no está capacitada para animar un cuerpo humano y encarna en animales inferiores. A medida que se perfecciona encarna en animales superiores hasta llegar al ser humano donde es quien de tomar ya consciencia de si misma y comprender su destino.  En un símil muy simple podemos comparar la etapa animal al estado de un bebé humano que sólo se preocupa de su supervivencia instintiva; a medida que crece va aprendiendo hasta que se hace consciente de si mismo – animales superiores como perros, delfines, monos…  – y al final toma las riendas de su destino al hacerse adulto – fase adulta.

Esta “metempsicosis inversa”, como la hemos denominado, se adapta a la aparición sobre la Tierra de animales cada vez más evolucionados a medida que era necesario para proseguir la evolución del Alma. Explica también porque no podemos reencarnar hacia abajo y donde estaban las Almas antes de la aparición del Ser Humano.

Pero plantea también otros posibles interrogantes

Si aún existen todo tipo de animales no será que el Creador sigue a crear Almas. Siendo así, el Ser Humano tiene la obligación de cuidar su entorno y velar por la seguridad y supervivencia de todo el mundo animal.

Si el hombre es el ser más evolucionado o bien hemos llegado al estado final de evolución posible y el Alma alcanzará la perfección en este estado o bien, de no será así, en un futuro veremos aparecer sobre el planeta Tierra un Ser Superior y más evolucionado que nosotros en el cual las Almas podrán seguir su perfeccionamiento.

También, es posible que el planeta Tierra no permita un ser más evolucionado que el Ser Humano, en tal caso, el Alma encarnará en un Ser más evolucionado pero de otro planeta. Es decir, en lo que hemos dado en llamar seres extraterrestres.

Y tu ¿qué crees sobre esto? Somos el último eslabón o solo uno más en la cadena evolutiva del Alma.

1 comentario

  1. Sigues en el limbo de los clásicos críticos de la reencarnación esto ya tiene respuesta y respuesta de primera mano dada por el enviado que nació en el siglo XX y murió en el XXI lo cierto es que el hombre es hombre y la mujer es mujer y no se da la reencarnación en animales o plantas o minerales esos conceptos están bien para la nosis.

    Ahora el espíritu seguirá reencarnando aquí hasta que aprenda a liberarse de las siete capaz espirituales que lo tienen prisionero aquí si bien es cierto puede darse reencarnación en otros planetas pero eso obedece a un estado mas evolutivo del espíritu. ademas lo importante esta en asimilar que no todo es cuerpo una vez alcanzado el estado máximo de evolución simplemente no hay reencarnación por que pasas a la dimencion EONICA.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: