«

»

Jul 31 2016

Las consciencias del hombre según las enseñanzas de la nueva era

“La conciencia es la voz del alma; las pasiones, la del cuerpo.”

William Shakespeare (1564-1616)

 

consciencias 01Desde el inicio de los tiempos el Ser Humano ha tratado de estudiar y comprender su consciencia: que es, sus tipos, si es exclusiva o se comparte con otros seres…Así, todos los estudiosos del tema suelen coincidir en la existencia de una consciencia “animal[1] – común a todo ser vivo con capacidad para pensar o tomar decisiones – y una consciencia “humana” mucho más desarrollada y exclusiva del Hombre.

Todos los estudios y tratados sobre el tema suelen ser muy interesantes – para los que nos apasiona el tema – pero también suelen ser difíciles de aplicar en el día a día y rara vez son sencillos de comprender. Por lo tanto vamos a empezar por medio de un ejemplo simple y luego nos sumergiremos en el problema…espero que no nos ahoguemos.

Suponga que usted se desmaya. En ese preciso momento usted está en lo que podemos llamar inconsciencia. Los amigos comienzas a reanimarle y notan que usted se mueve; pero sin abrir los ojos: estás en subconsciencia. Al poco abres los ojos y ves a la gente, estás confuso porque no sabes lo que ha pasado: estás consciente. Poco a poco te das cuenta de que te habías desmayado, percibes la debilidad del momento, la causa del desmayo y tomas consciencia de ti mismo. Ya pasados lo días y restablecido del todo comprendes que podría haber sido peor, en tu caída por el desmayo podrías haberte roto algo o incluso morir si tu cabeza hubiese golpeado de mala manera contra el suelo. Así das gracias al Creador: es la supraconsciencia.”

[Texto extraído del libro “La Luz diamantina”]

 

 Dejando a un lado la creencia de que la consciencia entra en el cuerpo en el momento de nacer a causa de ciertas vibraciones del Alma y el Espíritu; podemos decir que la consciencia es el reflejo de nuestras preocupaciones y que tiene su origen en los procesos físicos y psíquicos  del Ser Humano. Sin embargo, lo que muchas veces denominamos como Consciencia es realmente Subconsciencia. Queremos hacer esto o aquello pero algo en nuestro interior nos dice ¡NO!, eso no. Haz esto otro.

 Todo lo que es instintivo es Subconsciente y siempre intenta proyectarse en la Consciencia. De ese modo, el miedo al agua, al fuego, a las serpientes o a la oscuridad se proyectan y se hacen conscientes pero no son la Consciencia. Consciencia es tomar nota de ellos y superarlos. Así, la Consciencia animal actuará instintivamente ante todo esto con el único fin de lograr la supervivencia del animal. En el caso humano la cosa cambia, nuestra Consciencia es superior y capaz de ir contra el instinto. Lo normal es huir del fuego como hacen los animales, pero el Hombre ha conseguido dominar el fuego venciendo el instinto de alejarse del mismo. Por supuesto, en estos momentos me estoy refiriendo a la Consciencia del Hombre Inferior y no a la que posee el Espíritu, mucho más elevada.

Según la Teosofía y otras escuelas de misterios podemos afirmar que cada parte del hombre posee su propia Consciencia. La inferior o más baja es la Subconsciencia que podríamos asimilar a la consciencia animal o a la consciencia de supervivencia  (instintos). Por encima de ella tenemos la Consciencia Humana que permite vencer dichos instintos y, siguiendo hacia arriba, tenemos la Consciencia del Alma y la Consciencia del Espíritu a la que nos hemos referido como Supraconsciencia. El iniciado debe trabajar para aumentar y ampliar su consciencia, para subir de nivel y pasar del nivel “animal” al “espiritual”.

 ¿Hemos de pensar que los niveles bajos son malos? No, ni mucho menos. Todos los niveles son necesarios. Precisamos subir pero no podemos eliminar nada. Podemos comparar el subconsciente con los cimientos de una casa. Por lo general no somos consciente de ellos al comprar y ver una casa; pero están allí…y malo si no están firmes y seguros.

El Subconsciente humano es la historia de nuestra existencia. Todo lo que hemos vivido desde nuestra primera encarnación en la Tierra – o  en otros mundos habitados – está grabado en el Subconsciente porque solo comparando lo aprendido con lo ya conocido es posible la evolución. Retener todas las experiencias es bueno pero no analizarlo es malo y ahí tenemos el problema. El Subconsciente lo graba todo pero no analiza nada. Desde su punto de vista todo son experiencias, ni buenas ni malas, experiencias sin más. Es como una cámara de video que lo graba todo y lo reproduce todo pero no tiene la capacidad de apreciar lo bueno o malo de las imágenes. Es la Consciencia Humana quien toma o debe tomar las decisiones y, para ello, es bueno conocer nuestras experiencias pasadas. El error es dejar que ellas tomen el control y actuemos subconscientemente. Una máxima nos lo dice bien claro: “Actúa siempre de modo Consciente

Un ejemplo puede ilustrar lo explicado hasta este momento. El miedo al fuego es algo grabado en el Subconsciente. Ante un fuego el instinto nos dice que nos alejemos y eso era lo mejor hace millones de años – y suele serlo hoy en día – pero tenemos que ser Conscientes de la situación. Si el fuego es en una casa habrá gente que precise nuestra ayuda y alejarse no sería bueno porque estaríamos negando dicha ayuda. Tampoco podemos lanzarnos como locos al rescate porque podríamos poner en peligro nuestra propia vida y al final seríamos uno más en peligro. La Consciencia debe bucear en la Subconsciencia en busca de experiencias pasadas y, por ejemplo, ante la huida optará por buscar agua para apagar el fuego. Es la Consciencia la que pondera las opciones y toma el control porque el Subconsciente no pondera y toma lo más rápido y simple: autoprotegerse.

Sumergirnos en nuestro Subconsciente no es sencillo, precisamos de un buen autocontrol. Es tal la cantidad de información a la que hacer frente que si no somos quien de filtrar y tomar control de la misma nos veremos aplastados por ella. Nuestro comportamiento puede pasar de consciente a instintivo…y eso no sería bueno. Por ello, Subconsciente y Consciente se encuentran separados. El trabajo a realizar es abrir canales de comunicación en los momentos precisos. Consultar nuestra ingente base de datos pero sin dejarle tomar la decisión final es bueno. Hacernos eco de nuestros instintos nunca es malo; pero debemos decidir si seguirlo o no de modo Consciente. Lo que no podemos ni debemos hacer es cerrarnos completamente a ellos o perderemos a nuestro “Pepito Grillo[2]

La teosofía, tomando sus ideas de Oriente y otras escuelas, afirma que es posible conectar con las diferentes Consciencias por medio de los chakras que facilitan la comunicación entre los diferentes cuerpos del hombre y, por lo tanto, entre sus diferentes consciencias.  Celia Iñiguez Sánchez ha escrito lo siguiente sobre los chakras y la consciencia en http://www.actosdeamor.com/chakrareflejo.htm :

 

El sistema chakra como órgano energético de conciencia

 El término chakra, traducido del sánscrito, significa rueda. Y en su conjunto constituyen un sistema de órganos energéticos, es decir, no perceptibles con la visión habitual, pero indispensables en el desarrollo y mantenimiento de la manifestación y evolución del hombre en el más amplio de sus sentidos. Y en esta línea, diremos que la energía que contienen sus conos de luz gira vertiginosamente, comunicando el exterior con el interior de la esfera humana. Lo que hemos denominado sistema chakra, se activa a partir de la primera inhalación, esconsciencias 02 decir, en el nacimiento.

Son pues órganos digestivos energéticos, siendo el órgano donde se genera una energía psíquica llamada conciencia. Esta conciencia, en función de su vibración, se acumulará en tres compartimentos o cuerpos energéticos denominados por la tradición esotérica vital, astral y mental.

Pero entendámoslo bien, los chakras, al igual que sus canales de distribución subsidiarios o nadis, no son ni mucho menos exclusivos de los humanos, estando difundidos en todo el Cosmos.

Chakras posee el reino mineral, materializados en sus estructuras cristalinas geométricas. Analógicamente, chakras son las flores con las que se adorna el reino vegetal. Chakras, asimismo, poseen los animales. Chakras existen en el macrocosmos, representados, por ejemplo, a nivel planetario, por los lugares de poder o telúricos del planeta Tierra. De igual manera, los llamados puntos de acupuntura poseen la estructura y funcionalidad de un pequeño chakra. Todos estos serían chakras naturales. Existen chakras artificiales, como son las campanas de las iglesias o las pirámides de Egipto.

 


 

La ciencia moderna dice que solo empleamos una ínfima parte de nuestro cerebro. La Ciencia Sagrada o Hermética dice que es posible emplearlo todo porque, aunque separadas, Consciencia y Subconsciencia residen en el Hombre y se manifiestan en el Ser Humano a través de su cerebro. La parte que no usamos – porque nos negamos a escucharla – es la ocupada por el Subconsciente…¡y es la de mayor tamaño!  No debería extrañarnos porque guardar todas las experiencias de todas nuestras existencias debe “ocupar” muchísimo.

Los maestros de la antigüedad hablaban de despertar al hombre de la ignorancia, lo cual no era más que hacerle consciente de su subconsciente. Se trataba de hacerle conocedor de todo el potencial heredado y de los medios para poder usarlo en el camino hacia nuestra naturaleza divina y lograr la Supraconsciencia.

Si partimos del principio que afirma que somos Espíritus puros tenemos que aceptar que la Consciencia real es la del Espíritu, la Supraconsciencia. La Supraconsciencia percibe las causas que dan origen  a los efectos; nosotros percibimos los efectos pero desconocemos las causas (al menos la mayor parte de ellas). Las causas conocidas los son por deducción y no por percepción. Lo interesante del proceso hacia la Supraconsciencia radica en la necesidad de controlar conscientemente la subconsciencia; o dicho en otros términos, de hacer consciente lo que no lo es.

El Ser Humano ha creado la palabra intuición para referirse a ese “instrumento del Alma” que permite sentir y percibir las causas. En base a ello, desde siempre, se ha enseñado que los animales poseen instinto, el hombre intelecto y el iniciado intuición. Podemos y debemos transcender del intelecto a la intuición; pero a la intuición bien entendida porque no todo lo que intuimos es realmente intuición proveniente de nuestra Supraconsciencia. Los recuerdos subconscientes y – más grave aún – visiones, voces o pensamientos asociados a muchos males mentales pueden presentarse como falsas intuiciones. El proceso para diferenciar unas intuiciones verdaderas de otras falsas es un largo camino que comienza el iniciado con el primer paso sobre el sendero del conocimiento y que precisa varias encarnaciones para aproximarse al destino.

 

Comencemos el camino. Usemos nuestras Consciencias. Es nuestro trabajo.

 

Bibliografia

Francisco Redondo Segura – “La Luz Diamantina

H.P.Blavasky – “La doctrina secreta

NOTAS

[1] Algunos estudiosos asocian esa Consciencia animal con lo que vulgarmente denominados instinto.

[2] Pepito Grillo es el personaje del Grillo parlante en la película de Walt Disney que adapta la novela Las aventuras de Pinocho de Carlo Collodi. El nombre es, a su vez, una adaptación libre del original inglés Jimmy Cricket. Este acompaña fielmente a su amigo Pinocho. Es la conciencia de pinocho

Sobre el Autor

Mario Lopez

Nacimiento: 9 de octubre de 1968
Estado civil: Casado
Domicilio: Galicia - España


Creyente: Si, creo en la existencia de un Ser Superior y en la inmortalidad del Alma
Religión: Ninguna en particular pero me convence muchísimos las ideas Espiritistas Kardesiana

Masoneria
Maestro masón bajo Obediencia de la Gran Logia de España
Logia capitular bajo obediencia del Supremo Consejo para el Grado 33 de España
Maestro masón de la Marca (Districto de España)
Nauta del Arca Real
Compañero del Arco Real de Jerusalén
Grados Crípticos (Super excellent master)

Deja un comentario, por favor.

A %d blogueros les gusta esto: