Oct 20 2016

Principios del autoconocimiento

“Hombre, conócete a ti mismo.
Y conocerás al Universo y a los Dioses”
Escrito en el frontispicio del Templo de Delfos

autoconocimiento01Comenzar un camino en una escuela iniciática, y la masonería lo es, implica muchos compromisos futuros, pero si existe uno que todo recién iniciado ha de cumplir si quiere avanzar en su camino hacia la luz es el de conocerse a sí mismo. Tan importante es este principio que ya en los tiempos en los que el Templo de Delfos fue construido, sobre su frontispicio, se escribió claramente: “Hombre, conócete a ti mismo

La cosa puede parecer sencilla, aparentemente llega con conocer cuáles son nuestras virtudes y nuestros defectos y actuar de modo que unos se desarrollen y otras sean eliminadas. Esta purificación se nos antoja sencilla y rápida y es, sin embargo, lo más complicado y largo que te encontrarás…suponiendo que algún día lo consigas.

Existen, no obstante, unas pautas, unos consejos que puedes seguir para facilitarte el camino y vamos a citarlos aquí y ahora, de ti depende, como siempre el seguirlo o no. Caminos y métodos existen muchos, destino solo uno: mejorarnos y perfeccionarnos cada día.

El cuerpo físico es nuestra única herramienta. De él dependemos para todo. Es vital, por lo tanto, depurar nuestro cuerpo para que responda adecuadamente al trabajo que va a realizar. El cuerpo debe estar fuerte y para ello es vital mantener una higiene adecuada del mismo, cuidarlo y alimentarlo adecuadamente. Debemos adoptar un modo de vida sano. ¿De qué te vale un servidor que no sirve adecuadamente? Tu cuerpo puede estar débil por una alimentación inadecuada, por una enfermedad e, incluso, por preocupaciones que afectan a tu mente y no te dejan obrar con raciocinios adecuados.

Si tu cuerpo es sano debes empezar por educar tu Espíritu. Has de marcar una dirección y una meta, hacer que tu voluntad sea activa y operativa, pero no loca y explosiva. Debes buscar la calma, desarrollar en ti las facultades adecuadas para tu avance y pensar que es posible. Si piensas que no puedes no podrás. Nada hay más poderoso que los pensamientos negativos que bloquean con puertas de acero cualquier paso en el camino. Y debes desarrollar tu discernimiento porque, sin discernimiento, la voluntad es como un barco sin rumbo que va a donde mejor le place y nunca llega a su destino. Un discernimiento adecuado y entrenado es como un capitán que guía el barco a puerto seguro por el camino más corto posible.

Cuando consigas dominar todo lo anterior ya habrás aprendido mucho y comenzarás a conocerte. Habrás aprendido también que no merece la pena hablar si lo que vas a decir no es mejor que el silencio. Por ello cultivarás el silencio y conseguirás la calma de sentimiento, reflexionarás ante cualquier opinión que se haga y cuando hables, tu palabra será respetada y tendrá fuerza. Sabrás que no puedes poseer la verdad absoluta y que de nada sirve imponer tus pensamientos a los demás porque tú, como todos, puedes también equivocarte.

Este conocimiento te hará humilde y educará a tu corazón. Educar tu corazón implica refrenar tus impulsos y no juzgar a los demás de acuerdo a las creencias de uno mismo. No juzgues y no serás juzgado. Sin embargo, no debemos confundir refrenar con suprimir; todo lo contrario. Si el camino a seguir parece seguro deberemos buscar el afecto compartido de todos aquellos que desean un ideal común de pureza, fraternidad, igualdad y libertad.

Al margen de esto, la humildad de tu corazón te hará amar la naturaleza, la obra de Dios, y aprenderás lecciones de calma de ella, se expandirá a una nueva vida de bondad, de dulzura y de fraternidad Universal y aprenderás una de las lecciones más importantes. Que existen poderes en tu interior que nunca has llegado a imaginar y que solo serán accesibles a quien sea digno de ellos; y si algún día lo eres, en lugar de usarlos para el dominio de los demás, los emplearás para socorrer a los que sufren, auxiliar a los que procuran su camino, en definitiva, para servir a lo demás derramando todo lo benéfico que tienes como el Sol derrama sus rayos en la Tierra. Descubrirás que el auténtico maestro, incluso el recién iniciado, está aquí para servir y no para ser servido.

Paladan dice: “Aquel que pida al Hermetismo el poder de seducir, de vencer a sus enemigos, de suplantar a sus rivales, será vencido, perecerá. Es la transposición mágica de las palabras de Cristo: Aquel que hiere con la espada, con la espada es herido.”

autoconocimiento02En torno a ti se irradian fuerzas que se comportarán tal y como tú desees. Puedes crearlas y dirigirlas a tu gusto. Y dado que esta atmósfera psíquica por ti creada influye en aquellos que te rodean, del uso que hagas dependerá su avance hacia la Luz, El Ser Humano tiene la facultad del libre albedrío, puede hacer el bien o el mal, puede decidir lo que hacer; pero ten la certeza que todos tus actos tendrán una reacción, el Karma nunca duerme.

A medida que el Templo de la Iniciación se abra hacia tu Alma, irás descubriendo el potencial interior que posees. Ante tu vista se abrirán Mundos que no imaginas, mundos que ni sospechas que puedan existir. Tu mente profana estaba limitada y por ello sufría, pero cada paso que das en el camino hacia la Luz y la espiritualidad te encamina hacia horizontes infinitos, bañados por la Luz y la Sabiduría que de ella emana. Mismo al comienzo, verás cuan poca cosa es el Ser Humano que se cree centro de todo ante el conjunto de los mundos. Entonces te convencerás de cuál es tu verdadero lugar en el Universo y que no tienen más valor que el ser una célula consciente en la lucha sin fin de la vida.

¿Por qué eres orgulloso? ¿Quién eres tú en un Cosmos infinito? Considera tu pequeñez y medita en el infinito. Perderás todo ese orgullo mezquino, esas vanidades insoportables, que ayer te parecían importantes; desde hoy te convencerás de que eres uno más en la infinita inmensidad de un universo sin fin. Sin embargo, todo cuenta, y tu ínfima chispa se unirá a otras muchas para hacer que la Luz y el Conocimiento se expandan por el Universo. Recuerda que la gota es mísera, pero unida a otras forma Océanos imponentes.

Se por tanto humilde, haz tu parte, únete a otros muchos y sigue adelante. El camino es largo, tedioso, muchas veces incómodo y poco atractivo; pero el resultado final no puede compararse a nada conocido por el hombre.

1 comentario

    • emmanuel sanchez rdrgz. on 20 octubre 2016 at 23:51
    • Responder

    *Gracias Master por este envio, oportuno y esclarecedor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: