Feb 23 2017

Las siete artes liberales (8 de 8 ) – Quadrivium IV – Musica.

Nos toca hablar de la música, la ultima de las siete Artes Liberales de acuerdo al orden que hemos puesto. Sería discutible decir si el orden propuesto es justo o no. La Música es definida por algunos como el arte más sutil y espiritual que el hombre ha concebido – aunque al oír ciertos cantantes y estilos musicales alguno tenga sus dudas al respeto – y que contribuye en gran medida a facilitar la elevación del espíritu.

Desde  un punto de vista técnico la música puede definirse – según la famosa Wikipedia – como el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psico-anímicos.

En dicha definición aparecen términos como armonía y ritmo que no dejan de ser parámetros de una onda. Es decir, la música es, en esencia, vibración y, de acuerdo con las más antiguas creencias de las escuelas iniciáticas y de misterios, todo el Universo es vibración.

Es a Pitágoras a quien se acusa de haber fijado las primeras correspondencias entre la música, las matemáticas y el esoterismo.

La relación de la música con la vibración es muy interesante porque las vibraciones alcanzan al Ser humano en todo momento. Si partimos de la premisa que dice que cuanto más espiritual es algo más altas son las vibraciones – en termino de frecuencia – que emite; podemos llegar a concluir que una música de alta frecuencia alcance nuestra alma. No parece ser esto una utopía pues conocida es la frase que la “Música eleva el Alma”. Ya sin entrar en dichos temas, lo que si está claro es que la música nos emociona y una buena elección musical en cualquier evento marca la diferencia entre algo bueno y algo magnífico…por no comentar como ciertas vibraciones musicales parecen entrar en el cuerpo y podemos, literalmente, sentir la música; sobre todo en los acordes más graves.

La música y la espiritualidad tienen un origen difícil de disociar. Apenas si encontramos un pueblo, una civilización, que no guarde en sus raíces un intenso contenido musical asociado a la idea de transcendencia, mucho antes que religiosa. La mística, a veces incómoda con las palabras, ha encontrado a menudo su mejor expresión a través de la música y de la invisibilidad del sonido. Este es un tema amplio y que se puede tomar desde distintos puntos de vista. Hay muchas facetas  ya que el sonido y por ende la música es algo inherente al ser humano. Hay quien dice que cada persona posee una nota musical y quien se atreve a decir que también una determinada melodía. Como sea, en magia, en brujería y en distintas prácticas esotéricas la música juega un papel importante.  La música ha intervenido en la historia del esoterismo desde antiguos tiempos, al mismo tiempo el esoterismo y las prácticas mágicas han intervenido en la música de diversas formas.

Pero  la música es mucho más que unas notas, al menos desde el punto de vista iniciático. Vamos a dar una pinceladas de todo lo que la música abarca con permiso de los grandes compositores como Mozart o Beethoven.

1 La música y los sonidos.

Si catalogamos como música solo lo que se compone poco más podemos decir, pero si catalogamos como música todo sonido emitido la cosa cambia. Así podemos decir que el canto de los pájaros es música, y hasta que el habla humana es música pues no deja de ser una vibración que posee una armonía y una frecuencia y, nos guste o no, hablamos con un ritmo que nos permite pensar y sobre todo respirar mientras hablamos.

Sonidos como los mantras o sonidos específicos como el famoso OM (que no deja de ser un mantra) podrían ser calificados como música; pero hablaremos de esto más adelante.

2 El efecto de la música sobre los cuerpos energéticos

Desde el punto de vista iniciático, la música es vibración y toda vibración es energía. Dado que el Ser Humano y, por extensión, todo lo creado en el Universo es energía moldeada por el Espíritu, la música influye sobre los cuerpos y la creación. 

Dicen los iniciados que esto es algo que todo el mundo siente de alguna manera; pero de lo que las personas no son conscientes. El efecto que produce la música en los humanos estaría relacionado con un efecto vibratorio que se produce sobre los distintos cuerpos del hombre, sobretodo sobre el cuerpo mental o emocional. Recuerde que el hombre posee cuerpo físico, astral, mental….

 Esta influencia se produciría de modo natural y el compositor es el primero que siente ese efecto. La idea y el sentimiento que ese compositor necesita trasmitir se vincula por medio de una impresión que se da cuando el oyente escucha. El compositor sabe lo que quiere transmitir con su música y compone, y recompone y vuelve a recomponer hasta que algo dentro de el mismo le dice que esas son las notas adecuadas. Si lo consigue plenamente, la impresión que escuchar su obra tiene en el oyente hace que este se sienta transportado como en un éxtasis. Es el momento en el que decimos que una determinada música nos extasía, no sabemos por qué, pero al oírla todo parece desaparecer, incluso cerramos los ojos para concentrarnos mejor, solo existe la música, el resto del Universo ha desaparecido para nosotros en dicho instante.

Estas impresiones que recibimos pueden ser positivas o negativas, la música, como todo puede elevarnos o hundirnos. Lo ideal es escuchar buena música – y no por ello tiene que ser necesariamente clásica –  aunque es esta la mejor para recuperarnos y coincido con usted que si no está habituado a oírla no le apetezca. Sin embargo el mundo actual esta lleno de ruidos y malas vibraciones que nos rodean por todos lados e influyen negativamente en nuestros cuerpos psíquicos y físicos. Está demostrado que la música clásica ayuda  a relajarse y recuperarse del gran estrés de la vida diaria.

Oír música es un hábito. Oír buena música también. Por lo tanto, sea cual sea su preferencia musical, a partir de hoy, procure oír un poco de música clásica todos los días. Oír una buena música, para educar su gusto musical, es importante, porque la música clásica se compone de sonidos armoniosos que elevan la frecuencia vibratoria de quien la escucha. Nuestro organismo bio-psíquico vibra siempre con los sonidos que escucha. Procure oír, principalmente, músicas orquestadas, para órgano o coros. Sobre los compositores  hay mucho donde elegir: Bach, Beethoven, Schubert, Schumann, Chopin y tantos otros. En poco tiempo tendrá la sorpresa de ver que su interior se eleva, que su mente se integra en planos sutiles de consciencia, que toda su salud mejora sensiblemente, que la alegría llega a su alma en una intensidad maravillosa. Y Sobre todo, que esos momentos de relax se convertirán en una manera de proteger todo su ser de los ruidos inevitables que le invaden durante todo el día, bombardeándole con vibraciones nocivas, perjudiciales.

3 Mantras y sonidos específicos

Así como la combinación de sonidos en una melodía bien conocida produce su efecto, mucho más cuando esos sonidos son ejecutados en determinado orden y de determinada forma para producir un efecto concreto.

En el caso de los mantras, que vienen de antiguas tradiciones, el efecto  tiene un claro objetivo que es el ayudar a la concentración y armonizarse con una determinada frecuencia. El conocido sonido vocálico o mantra OM no es tan simple como decir OM sino decirlo con una frecuencia, entonación y ritmo muy determinados que son apreciables si uno acude a un templo budista. El sonido es grave y parece extenderse en el tiempo, no es un OM es más bien un OOOOOOMMMMMM. Pero lo que uno siente cuando hasta cientos de monjes lo pronuncian conjuntamente no se puede narrar, el sonido parece penetrarlo todo, te atraviesa y se genera una atmósfera especial que facilita todo el resto del trabajo.

Existen multitud de sonidos vocálicos y mantras, casi todos procedentes de la tradición hindú. Así el conocido sonido es uno de los mantras más sagrados de las religiones dhármicas (como el hinduismo y el budismo) y simboliza el divino Brahman y el universo entero.

Sería largo explicar aquí todos los sonidos y mantras que existen y su significado, pero lo que ya no debe tener usted duda es que son música, pues se entonan y pronuncian con cadencia, ritmo, frecuencia.

4 La Armonía de las Esferas

Vamos ahora a poner un ejemplo de como la música se une con la otra ciencia liberal, la Astronomía. La teoría de la  armonía de las esferas es de origen pitagórico. Se basa en la idea de que el universo está gobernado según proporciones numéricas armoniosas y que el movimiento de los cuerpos celestes según la representación geocéntrica del universo — el Sol, la Luna y los planetas — se rige según proporciones musicales; las distancias entre planetas corresponderían, según esta teoría, a los intervalos musicales.

Todos sabemos que realmente vivimos en un Universo heliocéntrico pero en tiempos de Pitágoras las cosas era diferentes. Sin embargo, su teoría de la armonía de las esferas parece ser cierta, al menos hasta  el planeta Neptuno.  La conocida como ley de Titius-Bode (1772) es una nueva clase de teoría de la armonía planetaria. Veamos someramente como se fue desarrollando:

  • En 1702, James Gregory describe la secuencia de números 4, 7, 10, 15, 52, 95, para representar las distancias de los planetas en 1/10 del radio de la órbita terrestre (1.5 millones de kilómetros).
  • En 1766, Titius enuncia una relación empírica entre los radios de las órbitas de los planetas y de los planetas enanos del Sistema Solar, basado en una progresión geométrica de razón 2.
  • En 1772, Bode retoma la teoría: si se considera 4 como la distancia media entre Mercurio y el Sol, y si se agrega la serie 3 x 1, 3 x 2, 3 x 4, 3 x 8, etc. se obtienen cifras que se aproximan mucho a la distancia media real de los planetas con respecto al Sol, calculada en unidades astronómicas (distancia media entre la Tierra y el Sol) y se asocia con una nota musical en cuanto a la relación – los músicos entenderán esto mejor que yo lo explico.

 La tabla que se genera es la siguiente:

La conclusión a la que se llega de acuerdo con la teoría de la armonía de las esferas es que la creación del Universo responde a una escala musical, lo que, en el fondo equivale a decir que todo es vibración.

Voy a finalizar esta parte con un texto de Cyril Scott (1879-1970) donde se expresa la importancia y el poder del sonido.

A lo largo de los siglos, filósofos, teólogos y sabios han sido conscientes de la importancia de los sonidos. Los Vedas […] pretenden que el Cosmos en su totalidad nació de la disposición de los sonidos […] el Evangelio de San Juan expresa la misma verdad: “En el comienzo era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios; y el Verbo era Dios”[…]
[…] Habiendo descubierto el poder de los sonidos y de los mantras y habiendo comprendido que podían ponerse ciertas fuerzas en acción y obtener unos resultados tangibles a base de repetir ciertas notas, los sacerdotes se decidieron a usar esta forma de magia – pues para ellos era magia – con fines constructivos y nobles”.
[La música – su influencia secreta a través de los siglos – Cyril Scott]

1 comentario

    • emmanuel sanchez rdrgz. on 25 febrero 2017 at 01:21
    • Responder

    *sorprendente, es inmensa la ignorancia contra el conocimiento que desconocemos y peor aun, ni siquiera tenemos idea de ello, una maxima que lei ” no sabia, que no sabia” nos muestra cuan necesario es la investigacion y escuadriñamiento de los libros. Gracias  

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: