Jul 15 2017

Herramientas masónicas (3 de 8) – La regla de 24 pulgadas.

Vivimos en un mundo tridimensional donde precisamos medirlo todo. Si una herramienta es adecuada para medir el espacio esta es la regla. Sin embargo, como todo en cualquier Orden Iniciática (incluida la masónica), las cosas no son tan sencillas. En Masonería se emplea la regla de 24 pulgadas y es mucho más que una simple regla para medir distancias entre dos puntos.

En mano de un aprendiz, la regla le permite controlar la forma de su piedra bruta y ajustar tanto su verticalidad como su horizontalidad; pero dado que todo posee un aspecto especulativo, la regla ha de indicar alguna virtud o aspecto de comportamiento deseable en el hombre. Nunca mejor dicho, una regla de vida y conducta.

Nos han enseñado que todo tiene su momento, o como dice el refrán: “una cosa para cada tiempo y un tiempo para cada cosa”. Las 24 divisiones de la regla nos recuerdan el día y sus 24 horas, las cuales, divididas por la edad del aprendiz nos da tres grupos de ocho horas. Es decir, 8 horas de trabajo, 8 horas para comer, estudiar y disfrutar y 8 horas de descanso. Nos marcamos así una primera regla de comportamiento diario que nos ayudará en nuestro camino y perfeccionamiento puesto que protege nuestra salud proporcionando al cuerpo el tiempo necesario para su recuperación sin olvidarse de la necesidad de estudio y la práctica (el trabajo).

La regla nos recuerda que la medida ha de estar también presente también en todas las manifestaciones del espíritu, que han de ser ajustadas en su formulación e intensidad. Así podemos decir que existen siete reglas básicas o sentidos que todo hombre debe cumplir siempre

 

  1. Sentido de la Existencia: la atención equilibrada en la sensación física. Son nuestros sentidos los que nos informan de nuestra existencia. Estamos vivos por algo y para algo, no es posible que nuestra existencia no tenga sentido pues el Gran Arquitecto no trabaja ocioso sino con una idea y una meta establecida .Todo lo creado tiene un porque y una razón de la cual no somos excepción.
  2. Sentido de la Armonía: la voluntad de conocer equilibrada por la pulsión sexual. El conocimiento precisa de voluntad pero los bajos instintos pueden conducirnos a los vicios. Hemos de equilibrar y medir ambos, recordar que todo es bueno en su justa medida. Midamos pues en todo momento.
  3. Sentido de las Relaciones positivas entre los hombres que es el sentimiento ordinario equilibrado con la inteligencia ordinaria. Debemos mantener relaciones de amor y amistad con todos los semejantes; pero también es cierto que no todos querrán hacer lo mismo; por lo tanto hemos de emplear nuestra inteligencia para, si dejar de amar al Ser Humano, protegernos ante aquellos que no obran como es deseable.
  4. Sentido del Valor, que es la compasión equilibrada con la inteligencia. La compasión hacia todo Ser viviente es una de las virtudes que más valora el Espíritu, pero la compasión ha de ser aplicada inteligentemente. El Valor sin sentido pierde su valor. Valiente es aquel que actúa inteligentemente una vez sopesados los riesgos de sus actos.
  5. Sentido de la Verdadera Ciencia, que es el equilibrio entre la Sabiduría y el Conocimiento. El conocimiento no es Sabiduría. El primero puede tenerle cualquiera, el segundo no. El Sabio lo es porque ha dado el siguiente paso: Aplicar su conocimiento en el día a día. Algo tan simple y a la vez tan difícil.
  6. Sentido de la Justicia y el Orden, que es el Conocimiento equilibrado con la Inteligencia. Un conocimiento de las leyes, tanto humanas como Divinas, nos impulsa a actuar en todo momento de acuerdo con dichas leyes. El Gran Arquitecto ha ordenado todo para eliminar el Caos. Sus leyes no son arbitrarias ni un antojo. Son justas y encaminadas hacia el Orden Universal. La inteligencia debe actuar en el Ser Humano para permitir discernir unas leyes de otras que, aparentando ser Divinas, no lo son. Toda ley que vaya contra la Justicia y el Orden será siempre humana y nada virtuosa, lo cual nos obligará a combatirla en harás de nuestra misión de defensa de la Justicia y el Orden.
  7. Sentido de la Compasión, que es la Sabiduría equilibrada con el Sentimiento común. Evidentemente, si uno posee Sabiduría no tendrá duda de que su primera obligación es servir a los demás. ¿Existe alguna forma mejor de servir al prójimo que la compasión bien entendida? La compasión, al igual que la caridad con la que muchas veces se confunde, jamás debe denigrar a quien la recibe ni ensalzar a quien la aplica. Es un acto que debería verse tan natural como el respirar.

Volviendo a su uso geométrico, la regla permite unir dos puntos en el espacio. Y la línea recta que los une es la distancia más corta entre ambos. Aplicando este conocimiento a la parte especulativa nos indica que establecido el punto de salida (nuestra piedra bruta) y el punto de llegada (nuestra piedra pulida), no debemos desviarnos del camino. Hemos de cumplir las reglas establecidas sin vueltas y reviravueltas o solo conseguiremos que el tiempo se alargue. Así lo saben los masones y así lo han señalado. Recuerde el que me lee como camina el aprendiz, el compañero y el maestro. Todos ellos, al final, regresan al punto medio. Punto medio que siempre se encuentra sobre la línea recta que une su comienzo de camino y su final.

El trayecto más corto siempre es la línea recta y así debemos recordarlo siempre. Tenemos una misión que cumplir y nada debe impedirlo. Solo fijando nuestra vista en la meta y manteniendo nuestra voluntad firme podremos lograr nuestros objetivos.

Y no olvidemos que igual que la regla de los masones operativos era vital para construir el templo en edificación, la regla del masón especulativo lo es para construir su Templo Interior.

Tomando las palabras de Mainguy: “La regla utilizada de la manera correcta ayuda al masón a encontrar la medida, la precisión y la corrección en su conducta, el orden inherente a todas las cosas, la disciplina diaria, la presencia en el instante, la atención a todo lo que hace, la constancia en su libremente asumido compromiso de realizar la construcción de su templo interior.”

2 comentarios

    • Sergio Daniel Píriz on 15 julio 2017 at 22:25
    • Responder

    SOBERBIO TRABAJO–TAF– SERGIO PÍRIZ MM.´. —

    1. QH Sergio, todo un honor que te haya gustado el trazado.

      Un TAF

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: