Las granadas en la masonería

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad y, por extensión, los pueblos han visto la granada como un símbolo de amor, de fertilidad y de prosperidad, a modo de ejemplo podemos decir que:
 
  • Según la mitología griega, el primer granado fue plantado por Afrodita 1 , mientras que el dios del infierno Hades 2 , le ofreció su fruto a la bella Perséfone 3 para seducirla.
  • En la isla de Java 4 , está asociada a ciertos ritos que acompañan el embarazo.
  • Según Shakespeare, bajo su follaje se ocultó Romeo para cantarle una serenata a Julieta.
  • En China, se tiene la costumbre de ofrecerle una granada a los recién casados como auspicios de una descendencia numerosa [Note]El color rojo de esta fruta es considerado por la tradición china un color que atrae la buena fortuna.[/note] .
  • En el Islam se considera al granado como uno de los árboles del Paraíso conforme a referencias coránicas y de las tradiciones del profeta Muhammad o Mahoma 5 .

Si nos centramos en el Templo de Salomón como lugar de nacimiento de la orden masónica en la figura de Hiram Abiff, veremos que la granada es mencionada en el primer libro de los Reyes (1 Reyes 7 – 13-21) cuando se hace referencia a la construcción de las columnas del templo. De acuerdo con la versión Reina Valera (versión actualizada):
 
13 El rey Salomón envió a traer de Tiro a Hiram, 14 hijo de una viuda de la tribu de Neftalí, cuyo padre era un hombre de Tiro, un artesano en bronce. Él estaba lleno de sabiduría, inteligencia y experiencia para hacer todo el trabajo en bronce. Él fue al rey Salomón e hizo toda su obra.
15 Hiram modeló las dos columnas de bronce; cada columna tenía ocho metros de alto, y una circunferencia de cinco metros y medio. 16 Hizo también dos capiteles de bronce fundido, para que fueran puestos sobre la parte superior de las columnas. Un capitel tenía dos metros con veinticinco centímetros de alto, y el otro capitel también tenía dos metros con veinticinco centímetros de alto. 17 Los capiteles que estaban en la parte superior de las columnas tenían redes de trenzas en forma de cadenillas; siete para un capitel y siete para el otro capitel. 18 Hizo las granadas en dos hileras alrededor de cada red, para cubrir los capiteles de la parte superior de las columnas. Lo mismo hizo para el otro capitel. 19 Los capiteles que estaban sobre las columnas en el pórtico tenían forma de lirios, y eran de un metro con ochenta centímetros. 20 Los capiteles sobre las dos columnas tenían doscientas granadas en dos hileras, encima de la parte abultada del capitel que estaba encima de la red, tanto en el primer capitel como en el segundo.
21 Entonces erigió las columnas en el pórtico del templo. Cuando erigió la columna del sur, llamó su nombre Jaquín; y cuando erigió la columna del norte, llamó su nombre Boaz. 22 Puso en la parte superior de las columnas un motivo de lirios. Así concluyó la obra de las columnas.
 
Es interesante hacer notar aquí que lo que debería estar sobre las columnas de entrada al templo son lirios y no granadas como hoy en día se sitúan. Pero aunque tocaremos pronto este tema para intentar dar una explicación de porqué sucede esto, volvamos a la biblia para comprobar que no solo en dicho pasaje se habla de la granada. En la Biblia existen muchos más relatos donde este fruto es nombrado. Roberto Aguilar M. S. Silva 6 nos dice en su obra “La fruta granada y la simbología masónica, cristiana y pagana”:
 
“El símbolo de la granada lo encontramos en los escritos más antiguos de la Biblia. Los relatos de la estancia de los israelitas en Egipto están llenos de alusiones a las granadas. El delta del Nilo era lugar de granados y los hebreos recurrían a la granada como alimento restaurador del trabajo de esclavitud. El libro de los Números cuenta que los exploradores enviados por Moisés a la tierra prometida llevaban el fruto del granado como prueba de la fertilidad del país (Núm 13,23). Durante la época de la monarquía de Israel, la granada se utilizaba como reflejo de la estabilidad y la concordia del reino. Las descripciones que se hacen del templo de Salomón reflejan su presencia en la arquitectura. Cientos de granadas coronaban la parte alta de los capiteles de las columnas del templo (1Re 7,18.20.42; 2Crón 3,16; 4,13; Jer 52,22). Las granadas también eran utilizadas como ofrendas en el templo, sobre todo cuando la población estaba obligada a pagar el diezmo a las autoridades religiosas. Los textos legales determinan que a los funcionarios y grupos como los levitas, se les entregaba la décima parte del trigo, del vino y del aceite, de las granadas y de otros frutos (Tob 1,7).
 
No existe documentación fidedigna que afirme el porqué están situadas en la parte superior de las columnas de entrada al templo ni hay una explicación desde cuando se colocan en los pilares. Una respuesta sencilla aportada por algunos masones nos dice que están allí porque al entrar al Templo, pasando por las dos columnas, nos recuerda que traspasando la entrada del Templo se debe recordar todos somos hermanos, unidos por el lazo de sangre, que al salir también del mismo, vemos estas columnas y también las granadas, para que no olvidemos que dejamos un recinto donde somos todos hermanos.
 
Las granadas, a la entrada de la Logia, encima de las columnas, asumen la transición entre el mundo profano y los trabajos en el interior, dejando penetrar la sensibilidad, la emoción del masón que no debe dispersarse a lo largo de la tenida, sometiendo esta sensibilidad y emoción al examen de la razón. La presencia de las granadas, a la entrada de la logia, sobre las columnas, ¿no nos confirma la importancia que debemos dar al mundo profano? ¿No nos invita a establecer el lazo de unión entre la Logia y el Templo de la Humanidad por construir? Inseparables de las columnas J y B, las granadas ofrecen al masón un bello motivo de meditación y de conocimiento.
 
Su corteza dura, es pues la unidad que debe existir para ser un solo ser, todos juntos y unidos, hacemos que esa corteza sea dura ante el mundo exterior y resista las decepciones, así como la fruta resiste las inclemencias del tiempo.
 
El templo está cargado de simbolismo, pero siempre para que cada cual trabaje su piedra tosca, y es la granada el único símbolo que hace referencia a la unión de todos en uno solo, muy diferente a la soga con nudos o la cadena de eslabones que recorren el templo según sea el rito que representa los masones esparcidos en la tierra, formados en el universo que representa el templo.
 
Idealizando un poco todo lo dicho hasta este momento, podemos asociar el grano de la granada con el hermano o masón individual y todo el fruto con la Logia o la Orden en su conjunto. Los hermanos se reúnen todos juntos en perfecta armonía en el interior de la logia del mismo modo que los granos se ordenan en el fruto. Asimismo la logia protege a los hermanos de todo mal e inclemencia externa como la cascara dura del fruto protege a los granos. Por otro lado, cuando los frutos de la granada están listos para caer sobre la tierra y germinar, la granada revienta, explota, y los esparce en todas direcciones. Así debemos proceder también nosotros, debemos salir de nuestras logias y esparcir nuestro conocimiento en todas direcciones para mejorar la Humanidad pues de nada sirve el conocimiento adquirido si este no se aplica para dar frutos y si no es transmitido para las generaciones venideras.
 
Así pues, querido aprendiz, cuando entres en la logia y veas sobre las columnas B y J el conjunto, por lo general, de tres granadas; no pienses que es un mero adorno. Recuerda que nada en la Logia está por adorno, todo tiene una razón de ser y hasta la humilde granada te habla con fuerza para darte a conocer su mensaje.
 
NOTAS
  1. Afrodita es, en la mitología griega, la diosa de la belleza, el amor, el deseo y la reproducción. Aunque a menudo se alude a ella en la cultura moderna como “la diosa del amor”, es importante señalar que antiguamente no se refería al amor en el sentido cristiano o romántico
  2.  En la mitología griega, Hades alude tanto al antiguo inframundo griego como al dios de éste. Hades es el mayor hijo varón de Cronos y Rea. Según el mito, él y sus hermanos Zeus y Poseidón derrotaron a los Titanes y reclamaron el gobierno del cosmos, adjudicándose el inframundo, el cielo y el mar, respectivamente; la tierra sólida, desde mucho antes provincia de Gea, estaba disponible para los tres al mismo tiempo
  3. En la mitología griega, Perséfone es hija de Zeus y de Deméter. La joven doncella, también llamada Kore, es raptada por Hades y se convierte en la reina del Inframundo.
  4. La isla de Java (en indonesio, Jawa), con una superficie de 132.000 km², tiene una población de 145 millones de habitantes, lo que la convierte en la isla más poblada del mundo, por delante de Honshū, en Japón. Asimismo, Java es la isla más densamente poblada de Indonesia, con 1.098 personas por km².
  5. Mahoma (La Meca, c. 26 de abril de 570-Medina, 8 de junio de 632) fue el fundador del islam. Su nombre completo en lengua árabe es Abu l-Qāsim Muḥammad ibn ʿAbd Allāh al-Hāšimī al-, que se castellaniza como “Mahoma”.
    En la religión musulmana, se considera a Mahoma el último de los profetas, el último de una larga cadena de mensajeros enviados por Dios para actualizar su mensaje, entre cuyos predecesores se contarían Abraham, Moisés y Jesús de Nazaret. A su vez, el Bahaísmo lo venera como un profeta o “Manifestación de Dios”, cuyas enseñanzas habrían sido actualizadas por las de Bahá’u’lláh, fundador de esta religión
  6. Roberto Aguilar M. S. Silva es miembro de la Augusta y Respetable Logia Simbólica Sentinela da Fronteira, n°53, Corumbá, Mato Grosso del Sur – Brasil y forma parte de la Academia Masonica de Letras de Mato Grosso do Sul, Brasil

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: