Picando piedra…

Print Friendly, PDF & Email

El hombre es como una piedra, las hay de diferentes formas, colores y calidades.

Lo mismo que un cantero trabaja la piedra utilizando las distintas artes y herramientas, el hombre lo puede hacer consigo mismo.

Con el martillo y el cincel, el artesano le da la forma que quiere, con el compás marca sus límites, con la escuadra comprueba los ángulos de 90º…

¿Qué quiero decir con esto?…

Que el hombre, puede trabajar sus propias carencias, sus defectos y también reforzar o perfeccionar sus virtudes.

El hombre se ESCULPE a sí mismo.

Existen dos tipos de hombres (en mi humilde opinión): el primitivo o común y el virtuoso.

El hombre PRIMITIVO no se rige por ninguna norma, está condenado a la barbarie, a la vida salvaje, fuera de la sociedad…

Aún estando cerca, aún estando inmerso físicamente en ella, también está lejos de comprender el porqué de construir una sociedad con sus normas y leyes. Este, que carece de límites por los que moverse, está destinado al vicio, a la soledad y, con la misma ,no tiene un sentimiento de pertenencia.

Por otra parte, el hombre VIRTUOSO, maestro de sí mismo, respeta las leyes de su país y respeta la libertad ideológica, política y religiosa de otras personas, siempre y cuando no se acerquen a los fanatismos o atenten contra las libertades de los otros.

Este, tiende a perfeccionarse, a construir, cada día, una versión mejorada de sí mismo.

Una pregunta que me hago muchas veces es: “¿Como mejorar el mundo?”… La respuesta tardé en encontrarla y es la siguiente:

-“Mejorando uno mismo, intentándolo cada día, podemos dar ejemplo a nuestro entorno”. Si cada uno lo intenta, no pasaría lo que vemos a diario en los mass media(guerras, gente muriendo de hambre… y más violencia)… “estas cosas de las que tanto nos quejamos sin ver que somos, responsables”.

 

Y por que no preguntarse…:

-“Un hombre primitivo puede EVOLUCIONAR hacia un hombre virtuoso, MAESTRO de sí mismo?”

La respuesta es: Sí, por supuesto. Como el cantero esculpe la piedra y le de la forma y sentido la esa simple aglomeración de minerales, perfecciona la obra que tiene en mente, hasta alcanzar su meta.

Sigamos todos hacia una evolución que nos haga más libres, iguales y fraternos.

 

Atte: Un servidor.

Sergio P.A.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: