Delta Luminoso

Print Friendly, PDF & Email

Esta figura simbólica tiene otros sobrenombres  como «el ojo que todo lo ve»,  «el Ojo de la Providencia,  «ojo Panóptico.

Tambien muy conocido como el «ojo de Horus», en el Antiguo Egipto.

Bien, manos a la obra, ¿que representa este símbolo tan famoso» (aparte del Nuevo Orden Mundial y otras conspiraciones jajaja).

Pues, representa la providencia, la omnisciencia…

El símbolo ha sido usado tanto dentro de contextos religiosos, como mágicos y forma parte del simbolismo masónico(Gran Arquitecto del Universo),etc

El triángulo en el cual está inscripto, en algunos casos, el símbolo del nombre inefable de Dios, el tetragrámaton, las cuatros letras del nombre sagrado de Dios (YHVH, Jehová), se lo designa con el nombre de Delta porque la letra griega así llamada tiene, efectivamente, forma triangular. Hay casos en que el tetragrámaton es sustituido por su abreviatura, la letra hebrea que se pronuncia yod y en otros ésta es sustituida por la figura del “ojo que todo lo ve”.

El ojo, órgano de la percepción, ofrece diversas interpretaciones como símbolo.
Así, el ojo único es considerado el símbolo de la esencia y del conocimiento. Es también un símbolo de la conciencia del Ser que es el primer atributo de la Realidad. Pero en el caso del Delta Luminoso el ojo abierto en su centro es el símbolo del ojo de Dios, a tal punto que algunas veces éste es sustituido por el símbolo del nombre de Dios. En este caso, el ojo de Dios está siempre abierto y contemplando su Creación, o si se quiere entender de otro modo: mirándonos y juzgando nuestras conductas. Por otra parte, desde los tres lados del Delta se irradian rayos de luz. Los rayos simbolizan la fuerza expansiva del Ser, de la Divinidad, que desde un punto central se extiende y llena el espacio infinito.

El Delta Luminoso o Delta Radiante, llamado así por los rayos de luz que resaltan en su entorno, ocupa siempre una posición central en el Templo Masónico, entre las figuras del Sol y la Luna.

El Gran Arquitecto del Universo, el Creador, nombre con que la Masonería designa a Dios, es la Causa Primera, ya que “sacó todas las cosas de la nada”. Pero hay otro aspecto muy importante. El Delta Masónico derivaría del pitagórico que representa, en definitiva, la Unidad.

Resultado de imaxes para tetraktys masoneroia(Tetraktys Pitagórico)

   Una metáfora frecuentemente utilizada para comunicar la idea del ocultamiento de la naturaleza última de Dios es la de los velos. El infinito no puede (a menos que se contradiga a sí mismo) renunciar a su infinitud. Sin embargo, al mismo tiempo, debido a su infinitud, no puede excluir nada, lo que significa que debe incluir lo finito y todas sus gradaciones.

Sólo un único velo oculta la plenitud del infinito a aquello que más se le aproxima (el Dios personal), pero los velos se añaden progresivamente para producir todos los grados de lo finito hasta que finalmente llegamos a la más exigua forma de existencia (investigadas por la física cuántica), donde lo infinito está oculto casi totalmente. La fuerza de la metáfora de los velos (tan usada en el ritual masónico) radica en que reconocemos la ubicuidad de lo infinito mientras al mismo tiempo permite explicar sus grados discernibles.

La clave de la cuestión está en la noción de que la jerarquía de la visión tradicional del mundo (que es la de la Masonería) giraba en torno a grados de realidad. Por eso decimos que el masón no trabaja en un mundo unidimensional (este mundo) donde no hay Trascendencia, sino en un mundo multidimensional (este mundo y el otro mundo), donde sí hay Trascendencia y donde la realidad última es la Realidad infinita de Dios. El Trono de la Gloria, el kiséakavód

 

Att:. Un servidor

Sergio P.A.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: