La Prudencia

Print Friendly, PDF & Email

Hoy quería escribir acerca de la PRUDENCIA… veamos… 

¿Qué es la prudencia según su etimología). La respuesta que más me gustó de las que vi, es la siguiente:

 La prudencia es una de las 4 virtudes cardinales junto, fortaleza, templanza y justicia(en la teología católicas).

La palabra prudencia tiene un origen latino “prudentia” y a su vez, del propio latín,

PRO VIDENTIA”(no explico esto, porque CREO que sobran las palabras 😉 )

 El vocablo latino providentia llegó a nuestra lengua como providencia. El término menciona aquello que se dispone de manera anticipada o que permite alcanzar una cierta meta. Por lo general, el concepto se refiere a lo que concede una divinidad

 En otras palabras, la Divina Providencia habla de la superioridad de Dios y de la necesidad que los seres humanos tienen de su existencia para que Él les provea las herramientas necesarias para llevar una vida plena.

 La famosa herramienta de la regla de 24 pulgadas, la utilizamos con el fin de organizarno la vida, el día a día, medir el trabajo de nuestros actos ,etc etc.

 La regla de 24 pulgadas, o del método, es un elemento equilibrante o compensatorio entre los dos anteriores. Representa la capacidad de valoración, orden y medida que debe adquirir quien desbasta la piedra a mazo y cincel.

Sería lo IDEAL jaja –> (8 horas para dormir, 8 horas para trabajar y 8 horas para el ocio)

Esta nos enseña la rectitud y la justa medida que debemos observar en todas las cosas de nuestra vida. Asimismo que debemos ser prudentes al establecer nuestros prioridades.

Tiene las mismas divisiones que el día. De esta forma nos recuerda que tenemos que medir y administrar con prudencia y eficiencia nuestro tiempo, de modo que podamos atender debidamente todas las obligaciones que nos son propias y cuyo cumplimiento habrá de honrar nuestra condición de masones.

Un  poco de historia no nos viene mal, veamos:

Después de la clasificación de los siete pecados capitales, se identificó las siete virtudes que ayudarían a los cristianos a mantenerse alejados del mal. Esta tarea la realizo el Papa Gregorio el Grande (del 540al 604), a través de diversos sermones que describían la segunda venida de Jesucristo a la Tierra, así como los castigos infernales que esperaban a los infieles. Basado en un profundo conocimiento de las escrituras sagradas, colaboró con la redacción y organización de estas siete virtudes:

  En las 4 esquinas del cuadro,  (las borlas) las virtudes cardinales:

La justicia
La fortaleza
La prudencia
La templanza (Cuadro logia del primer grado) 

 

Atte:. Un servidor

Sergio P.A.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: