Hablemos de (5 de 17) – Numerología (1 de 3) – Descripción general

Print Friendly, PDF & Email

Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento,
cuente el número de la bestia,
pues es número de hombre.
Y su número es seiscientos sesenta y seis

Ap 13:18

El término número deriva del latín númerus, arithmos la expresión equivalente en griego. No nos equivocamos mucho si decimos que todo nuestro mundo está regido por los números de una u otra forma, los números están presentes en todas las actividades del ser humano y han regulado el Universo y la Naturaleza desde sus comienzos a través de su poder para medir, regular, ordenar, coordinar, calcular o dirigir.

En la Naturaleza, todo obedece a los principios numerales como por ejemplo la disposición de las hojas de una planta, el conjunto de alveolos de una colmena, la geometría de un cristal, el peso atómico y molecular de los elementos, la gravitación de los cuerpos celestes, todas las formas de la mecánica y la electricidad, etc. En la vida social y económica de los pueblos no podemos olvidar ni por un segundo la influencia de los números, presentes en los indicadores económicos que dirigen la conducta de los diferentes grupos sociales, en la medición del tiempo desde las fracciones de segundo hasta los milenios de eras, en las estadísticas, en las transacciones comerciales y hasta en las manifestaciones culturales como la poesía o la música, que precisan de los números para sus producciones de armonía y belleza.

El poder de los números se muestra desde las partes de un átomo hasta los más lejanos y desconocidos cuerpos celestes, demostrando que su poder es infinito, que nuestra mente no puede comprender su grandeza y que como en todo, podemos aplicar el conocido lema hermético: Como es arriba, es abajo.

Pero vayamos a lo que interesa ¿Qué es la numerología? ¿A qué llamamos numerología? Todos podemos responder a esta pregunta en menor o mayor grado y sabemos que no es a estudiar los números en sí mismos, de eso se encarga la matemática. Todos tenemos una idea de lo que hace o trata de hacer; pero poco más. Lo mínimo que debemos tener claro es que la numerología no es una religión ya que carece de Dioses, ángeles y demás que son típicos de las religiones. Catalogar a la numerología como religión sería algo similar a pretender que el tarot, la lectura de la mano o las runas son una religión.

Lo que si podemos decir, si nos fiamos de quienes la emplean, es que todas estas “ciencias” son un modo que tienen los DIOSES (en su más amplio sentido de la palabra) de comunicarse con los hombres. Según la tradición, los Dioses se comunican con los hombres desde siempre, sin embargo no lo hacen de manera clara sino a través de indicios: la posición de las runas, la forma de las líneas de la mano o el valor numérico del nombre significan algo. Los dioses nos comunican algo. El problema está en saber interpretar, en saber leer los indicios.

Todas las religiones, sobre toda la católica, han ido en contra de todas estas creencias tildándolas de aberraciones, de paganas o directamente de herejías. Discutir el motivo sería largo y tendido y no es lo que buscamos. No obstante, esa persecución no tiene lógica ninguna porque la numerología está implícita en todas las religiones; veamos sólo un dato:

La Biblia dice que el número de la Bestia es el 666:

“Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de un hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis” (Ap 13:18).

La Biblia también establece el siete como número sagrado.

La cábala hace un amplio uso de la numerología. De acuerdo con la sabiduría ancestral de la cábala, los números son mucho más que meros signos matemáticos y las letras mucho más que códigos que sirven para formar palabras y nombrar objetos y personas. Cada número esconde tras de sí un mundo entero y cada letra hace referencia a maravillas y perlas de sabiduría. Sin comprender lo que los números y las letras enseñan, deambulamos por un mundo mudo que no tiene nada para decirnos y que no despierta nuestro verdadero interés.

Los numerologistas creen que todo lo que sucede en el mundo depende de unas propiedades místicas inherentes a los números, propiedades que ellos denominan Vibración. En base a la teoría de la vibración, se afirma que cada número posee una vibración única y exclusiva que le otorga ciertas propiedades. El estudio numerológico de una persona puede determinar, según ellos, su forma de ser, la compatibilidad con su pareja, su día de la suerte y un largo etc. Con el estudio de los números se puede determinar porqué un suceso ocurre en el mundo, que evento es importante para una persona… En resumen, la mayoría de los numerologistas creen que nada sucede por accidente…sucede a causa de los números.

A lo largo de la historia se han creado y utilizado varios sistemas de adivinación por medio de los números. Podríamos decir que se han generado varias escuelas numerologías. De todas ellas sólo cuatro han destacado y podemos decir que siguen a ser empleadas en nuestros tiempos:

  •  La cabalística, cuya base está en la cábala.
  •  La caldea, de origen babilónico.
  •  La china que da a los números significados muy diferentes a las del resto de escuelas.
  •  La Pitagórica, que se guía por los postulados de Pitágoras.

Próxima entrega: Hablemos de…. (6 de 17) – Numerología (2 de 3) – Un poco de historia

Entrega anterior: Hablemos de…(4 de 17)  – Los misterios (2 de 2)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: